Ivanka Taylor

Tierra, trágame, y escúpeme en el Caribe, Ivanka Taylor

Tierra, trágame, y escúpeme en el Caribe, Ivanka Taylor

tierra-tragame-y-escupeme-en-el-caribe-ivanka-taylor/Era jueves, mediados de abril. Se me acababa de terminar la leche de soja y me había bajado la regla aunque, según la aplicación del móvil y mis cálculos, tenía que venir una semana después, pero allí la tenía, en todo su esplendor. El final perfecto para otra semana perfecta. Me estaba mirando en el espejo y lo único que veía era una cara hinchada como una torta de pan y unas ojeras que parecían las de un oso panda. Que igual no era por la regla, que igual era porque me había pasado toda la noche llorando. Llevaba tres días sin lavarme el pelo y cinco sin salir de casa. Bueno, el domingo había bajado la basura, pero eso no contaba porque sólo me había puesto el abrigo encima del pijama. ¿Sabéis esas personas que iluminan una sala con su belleza y personalidad? Pues yo soy la que se apoya en el interruptor sin querer y apaga la luz. O al menos, así me sentía. El caso es que fue verme con aquellas pintas, en el fondo de un pozo estético, y decirme a mí misma (últimamente hablaba mucho conmigo misma): Alba, tienes que hacer algo…
Leer más

Amar es mandarlo a la mierda y querer irte con él, Ivanka Taylor

Amar es mandarlo a la mierda y querer irte con él

¿Habéis tenido alguna vez la sensación de que todo te va a ir bien porque estás en armonía con el universo? Pues yo no. Nunca.

Quizás no ayude mucho que sea una treintañera neurótica, con tendencia a hablar más de la cuenta y a meterme donde no me llaman.

Ni que me relacione sobre todo (por no decir únicamente) con un gay con la mala costumbre de tener siempre razón, una madre cleptómana, una gata y un vecino empeñado en ser mi novio.

Ni que mi gran objetivo en la vida sea llegar a ser la directora de la revista de la que están a punto de despedirme.

No, nada de eso ayuda, pero lo que de verdad ha empeorado las cosa ha sido Él… Serkan. Ese maldito vagabundo de ojos azules y acento seductor que le va a dar la vuelta a mi vida.

Pero si os pensáis que voy a enamorarme. Estáis muy equivocadas,  lo que voy a hacer, es mandarle a la mierda y. y. y. Ya, vale, sí, efectivamente. Soy ciclotímica perdida.
Leer más